SAT COmpostela, Servicio Técnico Oficial Teka en Santiago de Compostela, hace uso de Cookies para proporcionarle el mejor servicio posible en nuestra tienda online de recambios para electrodomésticos y menaje Teka. Si desea conocer nuestra Política de Cookies, haga click aquí. En otro caso, puede cerrar esta pestaña y acceder a la tienda online de recambios para electrodomésticos Teka

Cambiar la junta de goma de tu nevera Teka es fácil, sencillo y barato!

Cambiar la junta de goma de tu nevera Teka es fácil, sencillo y barato!

Seguro que tu nevera Teka es uno de los electrodomésticos de tu cocina que más usas. Funcionando las 24 horas, los 7 días de la semana, año tras año. Y aún así, siempre a la perfección. Aunque es una de las piezas más baratas, la junta de goma de las puertas de la nevera y la del frigorífico son piezas esenciales en el funcionamiento del aparato. Pocas veces le prestamos la atención necesaria, pero una junta de goma sucia, reseca o con roturas y grietas es una candidata ideal para ser sustituida.

Cuando las juntas de goma de las puertas de tu nevera empiezan a notar signos de envejecimiento, se producen fugas de frio del interior que resecan y estropean todavía más la goma, acelerando su deterioro. Además, al ser "fuelles" de goma, es muy posible que cierta suciedad sólida o líquida empiece a acumularse en los pliegues, impidiendo que se encojan y estiren adecuadamente. Una junta de goma que no esté en perfecto estado no garantiza la estanqueidad de la nevera ni del congelador y es una de las principales causas de la acumulación de hielo en el interior.

Para quitar la junta vieja, hemos de cerciorarnos de que esté colocada con alguno de estos métodos (tirando ligeramente de ella):

  • Sujeta con tornillos: en este caso simplemente desatornillar y guardar los tornillos, que usaremos con la junta nueva. Es más común cuanto más antiguo es el electrodoméstico (eran muy comunes en modelos de hace más de 15 años)
  • Pegada: en este caso basta con tirar suavemente de la junta, para que se despegue, ayudando con una rasqueta o un cuchillo afilado, para cortar el pegamento. Es imprescindible rascar toda la suciedad que dejará el pegamento al retirarse para que la nueva junta peque sobre el material base. No es un tipo de junta muy común
  • Encastrada: igual que en el caso anterior, basta con tirar de un extremo de manera firme y constante y la junta irá separándose sóla. Es el tipo de junta más habitual y el encastre puede ser vertical u horizontal. Tira de la junta hacia tí para ver como encastra y según eso podrás quitarla simplemente tirando de ella o necesitarás "ayudarle" con una rasqueta de las de extender yeso.

Tras haberla quitado entera, es buena idea revisar la superficie de la puerta de la nevera, limpiarla bien y dejarla lista para poner la junta nueva.

Para colocar la junta nueva que hemos comprado en satcompostela.com, haremos caso a lo que indiquen las instrucciones de montaje que acompañan la junta. Normalmente es buena idea remojar la junta en agua tibia para que esté más flexible antes de instalarla.

  • En el caso de juntas atornilladas, simplemente hay que hacer coincidir los agujeros del tornillo de la puerta con los equivalentes en la junta, y atornillar.
  • En el caso de las juntas pegadas, el único truco está en asegurarse de que colocamos correctamente los lados largos en el vertical de la puerta y los cortos en los tramos horizontales, además de no tocar el pegamento de la nueva junta con los dedos
  • En el caso más común de las juntas encastradas, además de asegurarnos de que el tramo que vamos a colocar está en el lado correcto de la puerta, simplemente hemos de presionar ligeramente el inicio del tramo hasta que el labio encaje en su ranura y luego ir deslizando el dedo o la herramienta con la que estamos haciendo presión, a lo largo de la misma. Empapar el labio de la junta con un poco de agua y jabón facilitará enormemente la tarea (el agua se secará por sí misma, dejando un ajuste perfecto entre puerta y junta).

Y eso es todo!